Slide

“INSIGNIA DE PROTECCIÓN PARA EL ACCIONAR HUMANITARIO” 

El respeto por la Misión Médica y las misiones humanitarias que salvan vidas de las poblaciones más vulnerables. 

El concepto “Misión Médica” es incorporado en el Protocolo Adicional I a los Convenios de Ginebra en 1977, donde además se ampliaron los mecanismos de protección para el personal sanitario en los conflictos armados. Colombia adopta este concepto partiendo de la necesidad de proporcionar atención en salud en situaciones de emergencia y crisis que se desarrollan en medio del conflicto armado y que han afectado al país por más de 6 décadas. Durante los años 90 los ataques a las ambulancias, los servicios de salud y al propio personal de salud, con lo cual se atenta contra la integridad física de médicos y enfermeras que se veían obligados a dejar los centros médicos en los lugares más apartados del país, han dejado a estas poblaciones sin los servicios básicos de salud, sin campañas de salud pública como la vacunación y sin la posibilidad de trasladar pacientes, entre otras muchas consecuencias.  

La Misión Médica en Colombia 

Para facilitar el acceso a los servicios de salud de la población rural y dispersa especialmente afectada por el conflicto, se inició el Programa Nacional de Protección de la Misión Médica promovido por la Cruz Roja Colombiana y el Comité Internacional de la Cruz Roja, el cual fue liderado por el Ministerio de Salud y Protección Social. Este programa ha sido pionero para la región y también a nivel global en los países donde por causa del conflicto y Otras Situaciones de Violencia, se afectan las Misiones Médicas, ratificándose así en el II Seminario “Consecuencias humanitarias de la falta de respeto y protección a los servicios de salud en Latinoamérica y el Caribe” realizado en Bogotá en noviembre del año 2022. 

Teniendo en cuenta las normas consagradas en el Derecho Internacional humanitario (DIH) y en especial, el principio de Distinción, el cual debe distinguir entre la población civil y los combatientes y entre los bienes de carácter civil y los objetivos militare; y con el objeto de promover la protección de la población civil, se creó para Colombia un emblema específico para la Misión Médica que identificara debidamente a las personas, los bienes, las instalaciones, los medios de transporte, las actividades y los equipos de salud. De esta manera se ha logrado hacer visible la protección a la que tienen derecho, marcando un hito significativo en el país y de referencia mundial.  

Para la implementación del programa de Misión Médica y su Emblema, el Gobierno Nacional ha generado el marco normativo necesario para fortalecer su respeto y protección, regulando el uso de un emblema específico para los equipos médicos y sus instalaciones, y se  consagran recomendaciones de seguridad, mecanismos de reporte a las afectaciones y se fortalecen las actividades  formativas al personal sanitario para disminuir su vulnerabilidad; y a las comunidades, los actores armados y las partes interesadas para promover el ejercicio libre y seguro de las actividades sanitarias.  

Teniendo en cuenta que el acceso a la salud es un derecho fundamental de la población y que para lograrlo se requiere una articulación interinstitucional en la cual el sector salud es uno de sus componentes, se  consolidó la Mesa Nacional de Misión Médica, liderada por el Ministerio de Salud y Protección Social e integrada por diferentes instituciones como la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría General de la Nación, la Contraloría General de la República, los servicios de sanidad de las Fuerzas Militares y de Policía, la Cruz Roja Colombiana, el Comité Internacional de la Cruz Roja, la Organización Panamericana de la Salud y otras Organizaciones No Gubernamentales.  

Esta instancia administrativa analiza los diferentes contextos y situaciones que se presentan en el país afectando a la Misión médica y se definen acciones efectivas para disminuir la vulnerabilidad del personal sanitario. Este modelo se ha replicado en las regiones bajo la modalidad de Mesas Departamentales de Misión Médica que cumplen esta función en el ámbito local, y determinan los planes interinstitucionales promulgando mecanismos de reporte y de respuesta efectivas a la protección, adaptados a las necesidades particulares y definiendo las medidas eficaces para atender las infracciones y ataques a la Misión Médica.  

Una insignia que fomenta la protección para salvar vidas  

La Cruz Roja Colombiana es reconocida en el país como una institución Neutral e Imparcial con más de 108 años de existencia, cumple su misión humanitaria de prevenir y aliviar el sufrimiento humano y ha sido reconocida por más de 8 años como una de las organizaciones más respetadas por los colombianos. Desde esta perspectiva y cumpliendo el rol de auxiliar de los poderes públicos del Estado en temas humanitarios, la Institución ha sido fundamental para promover el respeto de la Misión Médica y entender que además de proteger el personal sanitario, se está preservando el derecho de la población a acceder a los servicios de salud. Este compromiso humanitario es ratificado en la Política para la Gestión Integral de la Salud de la Sociedad Nacional de la Cruz Roja Colombiana (Acuerdo 217 de 2021 Junta Directiva Nacional) donde uno de sus componentes fundamentales es el Programa de Gestión para la Protección a la Misión Médica, transversal a toda la Institución e integrado por más de un centenar de Voluntarios y funcionarios comprometidos con la temática. 

El Estado colombiano mediante la Ley 875 de 2004, reguló el uso del emblema de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja con el fin de proteger la misión de la Sociedad Nacional de la Cruz Roja Colombiana y de los otros componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, por ello, la Sociedad Nacional cuenta con un emblema Protector y Distintivo que es diferente al emblema de la Misión Médica. Esto le otorga identidad propia al símbolo de acción humanitaria, neutral e imparcial y diferencia a la Cruz Roja de los demás establecimientos de salud.  

Promover el respeto por la Misión Medica, ¡una tarea de todos! 

A pesar de las múltiples acciones desarrolladas para promover el respeto de la Misión Médica, continúan presentándose ataques que provienen de las consecuencias del conflicto armado y de Otras Situaciones de Violencia, y que según las últimas cifras 2022 – 2023, provienen en un 78% de  la comunidad,  que por  desconocimiento y/o desinformación, o por situaciones mismas derivadas de la  protesta social,  bloquean las carreteras y con ello también, afectan el traslado de pacientes en ambulancias y la provisión de insumos biomédicos, medicamentos y oxígeno a la poblaciones, en especial a las más apartadas.  

Estas afectaciones marcaron consecuencias importantes en las movilizaciones sociales del año 2021 obstaculizándose el paso de ambulancias que transportaban enfermos graves y recién nacidos que requerían tratamientos urgentes y que, en algunos casos, ocasionaron fallecimientos en las carreteras; además del desabastecimiento hospitalario en un momento en que el país atravesaba por el tercer pico más alto de contagios por el COVID 19. En estas circunstancias y gracias a la aceptación en todo el país, fue la Cruz Roja Colombiana quien apoyó al Ministerio de Salud y Protección Social para realizar 88 caravanas humanitarias que llevaron oxígeno, medicamentos e insumos médicos a más de 100 instituciones hospitalarias en 19 departamentos del país en 57 días de operación. 

Un ejemplo reciente de esta complejidad se vivió en Barranca de Upía, un pequeño municipio del departamento del Meta, donde el personal médico de un puesto de salud fue atacado por vándalos. En este incidente, un médico rural tuvo que proteger a los pacientes, al personal de enfermería y luego de recibir una herida, protegerse a sí mismo para salvar su propia vida. Esta lamentable situación, que constituye una clara afectación a la Misión Médica, trajo como consecuencia la afectación física y psicológica del personal de salud, su salida de la región y que toda una comunidad se quedara sin los servicios de salud que requerían. Situación que se repite en muchas partes del país. 

A pesar de llevar muchos años adelantando esfuerzos en materia de protección a la Misión Médica, en el país y en mundo en el marco del Derecho Internacional Humanitario, hoy vemos que el trabajo aún no está finalizado. Las noticias que vemos todos los días nos preocupan, pero también nos motivan e inspiran a no bajar la guardia, a seguir trabajando en red para generar mayor difusión, lineamientos, políticas y capacidades para la protección del personal sanitario, de la infraestructura y transporte de salud, y de la población civil en marcos de Conflicto Armado y Otras Situaciones de Violencia en Colombia, en la región, y en el mundo, en el marco de los mecanismos del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. 

Por: Dr. Juvenal Francisco Moreno Carrillo
Director Ejecutivo Nacional
Cruz Roja Colombiana