Slide
EDITORIAL

ENTREVISTA

CONVERSACIONES CON JUDITH

Forjando un futuro de inclusión, equidad y sensibilidad en el accionar humanitario

Por: Rafael Payares Romero
Julie Rodríguez Saray

Diciembre, 2023

EDITORIAL

La Sociedad Nacional de la Cruz Roja Colombiana (SNCRC) como parte del Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, promueve que todas las acciones humanitarias estén alineadas con los enfoques y principios que nos propone el Movimiento. En este sentido, la Política Nacional de Género y Diversidad, en donde confluyen los intereses conjuntos para la promoción de la transversalización del enfoque diferencial en la acción humanitaria a nivel local, nacional y global, incorpora el Enfoque de Protección, Género e Inclusión que pretende abordar las causas, los riesgos y las consecuencias de la violencia, la discriminación y la exclusión de manera integrada; y el Enfoque Mínimo de Protección del Movimiento que promueve que las Sociedades Nacionales tengan la capacidad de identificar necesidades de Protección en la prestación de servicios y la interacción con las poblaciones y/o comunidades, y responder a ellas con un enfoque humanitario.

Estos enfoques nos han permitido centrarnos en el reconocimiento de las características diferenciales de las personas a las que asistimos o acompañamos, incorporar su participación en todo el proceso, responder a sus necesidades particulares y rendir cuentas a las comunidades a las cuales nos debemos.

¿Qué es el género y la diversidad para la Sociedad Nacional?

Para la SNCRC el género es una categoría analítica que permite identificar los factores de riesgo y de protección de las personas frente a sus necesidades específicas, así como las oportunidades para el acceso y control de recursos, ejercicio de liderazgos y toma de decisiones asociadas con la condición de ser hombre o mujer, y la forma como estas oportunidades brindan ventajas o desventajas, lo que puede incrementar o mitigar los riesgos frente a la inequidad.

Asumimos la diversidad como un valor que fortalece nuestra acción humanitaria: “Respetamos la diversidad de las poblaciones y/o comunidades con las que trabajamos, así como la de nuestros Voluntarios, miembros y personal, sobre la base de la no discriminación y de nuestros principios de Imparcialidad, Unidad y Universalidad”. Impulsamos la aceptación y respeto de las diferencias bajo todas sus formas (identidad de género, orientación sexual, edad, grado de discapacidad, estado serológico respecto al VIH, situación socioeconómica, religión, nacionalidad, origen étnico, situación migratoria, entre otras características).

¿Por qué es importante el Enfoque de Género y Diversidad?

Porque nos permite comprender adecuadamente a las poblaciones y/o comunidades con las que trabajamos y ser una institución confiable, coherente y pertinente para las personas que necesitan nuestra asistencia y apoyo, promoviendo una cultura de inclusión y diversidad, especialmente para la construcción de ambientes seguros. Asimismo, nos lleva a evolucionar, innovar y encontrar nuevas soluciones, creando una mejor acción humanitaria en el presente y futuro.

Es una condición indispensable para garantizar la calidad, la sostenibilidad, la pertinencia, la coherencia y el impacto de todas las acciones humanitarias que impulsa la Institución.

EDITORIAL

¿Cómo hace visible el género y la diversidad la Cruz Roja en su misión humanitaria?

El Enfoque de Género y Diversidad nos permite reconocer que las afectaciones que sufren las personas como consecuencia de los conflictos, las situaciones sociales, económicas, políticas, por desastres naturales u otras situaciones de violencia, no son iguales para mujeres, hombres, niños y niñas, así como que existen grupos con impactos desproporcionados como las personas en situación de discapacidad, las personas mayores, los grupos étnicos, las personas migrantes, entre otros. En este sentido, promovemos estrategias para que a nivel nacional los programas, proyectos, acciones y servicios, identifiquen de forma diferenciada y conjunta las necesidades y prioridades de asistencia humanitaria que cada grupo poblacional requiere en situaciones y contextos específicos, que nos ayudan a tomar mejores decisiones a la hora de brindar ayuda humanitaria y a generar más oportunidades para el desarrollo social. ¿Cómo hace visible el género y la diversidad la Cruz Roja en su misión humanitaria?

El Enfoque de Género y Diversidad nos permite reconocer que las afectaciones que sufren las personas como consecuencia de los conflictos, las situaciones sociales, económicas, políticas, por desastres naturales u otras situaciones de violencia, no son iguales para mujeres, hombres, niños y niñas, así como que existen grupos con impactos desproporcionados como las personas en situación de discapacidad, las personas mayores, los grupos étnicos, las personas migrantes, entre otros. En este sentido, promovemos estrategias para que a nivel nacional los programas, proyectos, acciones y servicios, identifiquen de forma diferenciada y conjunta las necesidades y prioridades de asistencia humanitaria que cada grupo poblacional requiere en situaciones y contextos específicos, que nos ayudan a tomar mejores decisiones a la hora de brindar ayuda humanitaria y a generar más oportunidades para el desarrollo social.

¿Cómo se puede incorporar de manera efectiva en términos de género y diversidad para aquellas instituciones/organizaciones que quieren hacerlo?

Para esto es posible brindar algunas pautas que servirán de guía:

Promover que los equipos de Gestión de Talento Humano de las organizaciones sean incluyentes y que los procesos internos permitan generar igualdad de oportunidades.

Desarrollar estrategias de responsabilidad del cuidado que permitan que hombres y mujeres reconozcan sus derechos y deberes en torno al cuidado propio y de los demás, sin distinción de género, orientación sexual, credo religioso, nacionalidad u otras características.

Reportar si se conoce acerca de algún caso relacionado con el acoso, la explotación o el abuso sexual dentro o fuera de la organización.

Resaltar en las organizaciones el valor del respeto sobre la toma de decisiones que hacen las personas acerca de su cuerpo, bienestar, orientación sexual, identidad de género, entre otros.

Contar con una Estrategia de Comunicaciones que incluya los aspectos de Género y Diversidad.

Revisar y actualizar los manuales de comunicación existentes para garantizar el uso de lenguajes no sexistas y promover un estilo de relaciones interpersonales basado en el respeto y la inclusión.

Gestionar análisis de Género y Diversidad en todos los temas que aborden en las campañas, materiales y recursos comunicacionales.

Documentar periódicamente experiencias que permitan visibilizar el aporte social específico que realizan personas con características diversas en sus poblaciones y/o comunidades.

Promover el reconocimiento y aplicación del Derecho Internacional Humanitario y el Derecho Internacional de los Derechos Humanos desde el enfoque de Género y Diversidad, especialmente para el reconocimiento de los derechos plenos de todas las personas en relación con sus características particulares.

¿A qué le quiere apuntar en la Cruz Roja Colombiana en este sentido?, ¿cuál es su visión?

Nuestro compromiso en materia de Género y Diversidad está centrado en contribuir de manera constante a la construcción de relaciones de equidad entre mujeres y hombres, aportar orientaciones estratégicas para la incorporación del enfoque de Género y la Inclusión Social de la Diversidad en la gestión programática de la acción humanitaria que realizamos con las comunidades y poblaciones con necesidades de atención prioritaria y promover medidas que permitan prevenir, mitigar y responder frente a las Violencias Basadas en Género.

A su vez, nuestra visión estratégica nos permite reconocer que la equidad en materia de género y diversidad es un objetivo de desarrollo por sí solo, a la vez que es un factor crítico para lograr el desarrollo sostenible de las poblaciones y/o comunidades que acompañamos, por lo cual continuamos con el firme propósito de aportar a la sostenibilidad como principio clave de la Agenda 2030 para el Desarrollo, bajo el concepto de “no dejar a nadie atrás”.

Avanzando hacia la Equidad y la Diversidad en la Acción Humanitaria: el compromiso de la Sociedad Nacional Cruz Roja Colombiana

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja ha asumido un compromiso fundamental con la inclusión, la equidad y la diversidad en su labor humanitaria. La Cruz Roja Colombiana se adhiere a este compromiso fortaleciendo las capacidades internas para abordar las causas, los riesgos y las consecuencias de la violencia, la discriminación y la exclusión, comprendiendo de manera más completa las necesidades de las poblaciones y comunidades a las que presta asistencia humanitaria. Además, promueve una cultura de inclusión y diversidad que es esencial para la construcción de ambientes seguros en todas las comunidades.

Nuestro compromiso es contribuir constantemente a la construcción de relaciones de equidad entre mujeres y hombres, proporcionar orientaciones estratégicas para la incorporación del enfoque de género y la inclusión social de la diversidad, y promover medidas que prevengan, mitiguen y respondan ante las violencias basadas en género.

La equidad en materia de género y diversidad no es solo un objetivo por sí mismo, sino también un factor crítico para lograr el desarrollo sostenible de las poblaciones y comunidades. La SNCRC se compromete a no dejar a nadie atrás y a seguir trabajando incansablemente para lograr un mundo más inclusivo, diverso y equitativo.

¿Por qué es importante el Enfoque de Género y Diversidad?

Porque nos permite comprender adecuadamente a las poblaciones y/o comunidades con las que trabajamos y ser una institución confiable, coherente y pertinente para las personas que necesitan nuestra asistencia y apoyo, promoviendo una cultura de inclusión y diversidad, especialmente para la construcción de ambientes seguros. Asimismo, nos lleva a evolucionar, innovar y encontrar nuevas soluciones, creando una mejor acción humanitaria en el presente y futuro.

Es una condición indispensable para garantizar la calidad, la sostenibilidad, la pertinencia, la coherencia y el impacto de todas las acciones humanitarias que impulsa la Institución.