Mi experiencia sobre el Trabajo Conexiones en la Seccional San Andrés y Providencia

Ficha Técnica

Depto/Municipio: 
San Andrés

Mi experiencia con el programa conexiones inició el 18 de noviembre del presente año cuando me trasladé desde mi ciudad de origen Cucuta hasta la hermosa Isla de San Andres, este fue una viaje largo en la cual estuve varias horas en el aeropuerto de la ciudad de Bogotá, en ese tiempo de espera puede analizar los posibles desafíos a los que me enfrentaría al llegar a la seccional de San Andrés, toda vez que era una cultura diferente a la mía, donde a pesar de ser parte de un mismo país, sin duda nos separan muchas costumbres, idiosincrasia y hasta el idioma.

Al llegar a la Isla me recibió en el aeropuerto una comitiva grande de personas que hacen parte de la seccional, al ver ese grupo de personas entre voluntarios y trabajadores de la seccional sentí una gran alegría pero a la vez preocupación, porque ellos tenían una gran expectativa acerca de mi llegada y esto genera más presión para que diera un 100% de mi energía y conocimientos.

Al día siguiente el presidente y la directora ejecutiva en compañía del coordinador operativo de socorro me invitaron a conocer la isla, y allí me mostraron las instalaciones de la seccional, mi primera impresión fue ver  una infraestructura descuidada, seguido dialogamos y me contextualizaron acerca de la situación actual de la seccional, donde las personas que habían estado durante muchos años ya no estaban por diferentes circunstancias, y las personas que estaban actualmente eran nuevas en sus cargos y en la institución.

El lunes 20 de noviembre se da inicio en forma al desarrollo de la estrategia conexiones con una reunión general en liderada por el presidente de la seccional, representantes de las diferentes agrupaciones, directores de área y trabajadores, allí se explicó en que consiste el apoyo que por parte de la dirección nacional del voluntariado se está brindando a la seccional de San Andrés.

El primer desafío se dio con la realización de las reuniones programadas con los voluntarios de las agrupaciones, toda vez que la cantidad de personas que integran las agrupaciones en la seccional no fue la pensada, cuando se dio la reunión con la agrupación de damas grises para conocerlas y saber las acciones que desarrollan, mi sorpresa fue que la agrupación no contaba con el personal suficiente y las voluntarias que estaban actualmente en su gran mayoría tenía dificultades personales, las cuales impedían que realizaran acciones propias, por tal motivo solo se dedicaban al apoyo de los eventos masivos que se contrataban.

Esta dificultad no solo se me presentó con mis damas grises, en las otras dos agrupaciones la principal dificultad era la falta de voluntarios que apoyaran las acciones humanitarias de la seccional. A nivel cultural los retos fueron grandes donde el idioma fue la principal dificultad, me enfrenté al inicio de mi estadía en la isla, ya que en su gran mayoría las personas que integran la seccional son raizales su lengua materna es el Criolle, esto me generaba un poco de estrés cuando estaba al frente de ellos, toda vez que mientras dialogábamos o realizaba el proceso de capacitación ellas hablaban entre si dicha lengua.

Puedo seguir enumerando las dificultades que se me presentaron durante estos 20 días de estadía en la seccional, pero al final esto no es tan trascendental, ya que dentro de la seccional existe un talento humano que con el corazón y las uñas están luchando cada día por sacarla adelante, y esto fue un motivo suficiente para que yo siguiera trabajando con ellos en sacar adelante cada uno de los puntos propuestos dentro de mi plan de trabajo.

Es por esto que puedo finalizar este testimonio diciendo que a nivel personal fue una experiencia enriquecedora, ya que pude entregar un poco de lo que yo he aprendido durante estos años como voluntaria en mi seccional y en algunas ocasiones como trabajadora de esta mi Cruz Roja Colombiana.

Galería de imágenes: