Testimonio: Resguardo indígena en Casanare

Unidad Móvil de Salud atiende a 997 personas de resguardo indígena en Caño Mochuelo en Casanare

Un equipo interdisciplinario de 23 personas conformado por funcionarios, voluntarios y personal médico de la Cruz Roja Colombiana salió rumbo al resguardo indígena Caño Mochuelo para  llevar atención primaria en salud a esta comunidad que vive en condiciones de extrema pobreza.

El viaje duró casi dos días debido a la lejanía y difícil acceso del resguardo. Las cuatro camionetas de la Cruz Roja, acompañadas por un camión de la Defensa Civil cargado de medicamentos, agua potable y alimentación para la brigada, atravesaron cientos de kilómetros de los llanos orientales colombianos por trochas y fincas de la región. El grupo tuvo también la oportunidad de ayudar a las personas que se encontraban en el camino que, viviendo tan alejados del casco urbano, se benefician inmensamente con gestos como el regalarles comida o ropa.

Después de 17 horas de travesía, el equipo finalmente llegó al resguardo el domingo a las 6:00 p.m. listo para desmontar el camión y montar su estadía. Se quedarían cinco días en la comunidad, hospedándose en carpas y chinchorros alrededor de la vereda de San José, una de las siete que componen al resguardo. A la llegada de la Cruz Roja se acercaron los indígenas de la comunidad a la expectativa del servicio que les prestarían. La presidenta de la Seccional Casanare, Blanca Hilda Hernández, quien lideró la UMS, les repartió dulces a todos los niños, los que recibieron con muchas ansias pues casi nunca se pueden dar este tipo de gustos.

Al otro día se empezó a atender a la comunidad, a la que se le prestó tanto consulta médica como oral, además de proveerles los respectivos medicamentos y kits orales, junto con un kit nutricional en casos de los casos de desnutrición. Aunque solo había un médico, Ignacio Aguirre, una higienista oral, Ruth Hernández, y un enfermero jefe, William Serrano, lograron atender cerca de 130 personas en el primer día.

Blanca Hilda Hernández, presidenta de la Seccional, destacó la importancia de realizar estas UMS. “Para mí fue magnífico tener el privilegio de llegar hasta la comunidad y llevar la ayuda que brindó la Cruz Roja en estos cinco días. Es una actividad que genera mucha expectativa porque es muy enriquecedora para todos.” Es la primera Unidad Móvil de Salud que la Cruz Roja Colombiana Seccional Casanare lleva al resguardo de Caño Mochuelo. La presidenta también habló de lo gratificante que fue para ella poder saludar a los dueños de las fincas por donde pasaba la caravana humanitaria. “Saludar a nuestros vecinos” y dejarles una ayuda a algunas de esas personas que viven con lo mínimo para sobrevivir.

Ignacio Aguirre, el médico encargado de atender a la comunidad, expresó también su afecto por el proyecto. “Como profesional de la salud me siento comprometido con mis paisanos casanareños que viven en estas condiciones tan difíciles… eso me mueve a venir a estas actividades en que la Cruz Roja hace una labor humanitaria tan importante por estas personas. Estoy orgulloso de ser partícipe de estas brigadas médicas.”

Los habitantes reconocen lo favorable que resultan proyectos como este para el resguardo, que no disponen de centros de salud o médicos disponibles para cualquier tipo de atención médica, y tampoco cuentan con recursos económicos para desplazarse a los municipios aledaños. La comunidad agradece también el esfuerzo de la Cruz Roja de llegar y atenuar las necesidades que tienen. Según el personal de la Cruz Roja, siempre se muestran muy receptivos a la consulta y se ven beneficiados por ella tanto niños como adultos, que frecuentemente sufren de desnutrición y patologías parasitarias debido a malas condiciones de higiene y alimentación.

Durante 5 días, este personal brindó atención en odontología, consulta médica, entrega de medicamentos, higiene oral, entrega de kits orales y nutricionales si el paciente lo requería. Así mismo se realizaron capacitaciones para generar hábitos saludables, en agua y saneamiento básico, control de vectores e higiene. Todo esto fue posible gracias a la ayuda económica de la Lotería de Cruz Roja, que aportó recursos económicos para llevar a cabo este proyecto.

Galería de Imágenes: